HASTA SIEMPRE COMPAÑERO ALBERTO

Opinión Por

In Memorian.

Volvió el rayo de la muerte a golpear mi cansado corazón. Volvió, después que dejó esa herida profunda cuando nos arrebataron para siempre a Jaime Garzón. Y vaya ironía de esta loca vida, en este nuevo zarpazo se llevó al más joven de “los Rotundos Vagabundos”, como nos había bautizado el propio Jaime Garzón.

Volvió, por el incansable compañero en el compromiso intangible con los humildes y desheredados de la Tierra. Así era ALBERTO RODRIGUEZ PATIÑO, y así lo recordarán los campesinos, los afrodescendientes y los Indígenas del Cauca, que él supo aglutinar y organizar en ese sueño que es CETEC, donde lo acompañó la retaguardia de sus amigos que creíamos y confiamos en él. 

Si las balas asesinas de los sicarios a sueldo nos arrebataron, en una dolorosa madrugada, al inolvidable Heidi Garzón, el maligno y traicionero Covid19, agazapado bajo las sombras de la noche, fue capaz de quitarnos y para siempre al compañero bueno, solidario y generoso, que fue ALBERTO.

Educado en Alemania con compañeros como Tom Koenigs, embajador alemán y comprometido colaborador en los procesos de Paz con el ELN, en el gobierno de José Manuel Santos, con Klaus Meschkat, científico social y un estudioso de la realidad de Colombia entre otros. Con amigos como el sociólogo francés Daniel Pecaut, profundo conocedor de la realidad colombiana. Ellos y su trabajo directo con los sectores populares, le permitieron tener una idea clara hacia donde iba el país en su loca y desbocada carrera acompañado con el atropello constante a las comunidades afros e indígenas del Cauca, que ha mostrado el gobierno de Duque en esta etapa última de la situación colombiana.

Fue fundador y director de CETEC – Corporación para estudios interdisciplinarios y asesoría técnica, fundada hace 37 años, como una entidad sin animo de lucro, con sede en la ciudad de Cali, compuesta por un grupo interdisciplinario de profesionales que desde 1984 apoya los procesos de desarrollo rural sostenible en comunidades rurales, de diferentes regiones del país.

Los compromisos centrales de CETEC, tienen que ver con el desarrollo de la economía campesina que ha logrado de manera significativa a través del fortalecimiento de organizaciones veredales de base, con una conciencia clara de no a los monocultivos por ser profundamente perjudiciales para las regiones y si con créditos autoadministrados, que son la base de la producción piñera, cafetera, aviaria, de yuca y panelera.

La base fundamental de su trabajo organizativo y de su producción se ha dado en el norte del Cauca, fundamentalmente en el municipio de Santander de Quilichao, donde tiene localizada su sede rural y su centro de capacitación Escuela Verde “Aníbal Patiño” en la vereda San Antonio, de este municipio.

El estudioso conocedor de la problemática del campo colombiano Alejandro Reyes, ha dicho de este esfuerzo: “Si se puede hacer Desarrollo Rural, en Colombia, bien hecho y CETEC, tiene un lugar bien ganado en el norte del Cauca”. 

Al despedir para siempre al inolvidable compañero ALBERTO RODRIGUEZ PATIÑO, quien estuvo preocupado por las comunidades afros, indígenas, palanqueros y campesinos del occidente colombiano y norte del Cauca, hago llegar mis profundas condolencias a su esposa Laura Vitales, a sus hijos Paola Daniela y Felipe, a sus hermanos Olga Lucia y Carlos. De igual manera a la Junta Directiva de CETEC, sus funcionarios y amigos.

                                              GLORIA ETERNA A SU MEMORIA

Vicepresidente del Comité Permanente de defensa de los DD.HH. Fue Embajador de Colombia en Europa. Trabajó en el Programa de Paz de la Universidad Pedagógica de Colombia, y es un reconocido defensor de Derechos Humanos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*