LA RUMOROLOGÍA DE LA CONSPIRACIÓN NEOLIBERAL

Opinión Por

Al parecer el dinamismo oscuro del neoliberalismo para con la vida cotidiana tiene un precio: obedecer es una alternativa, desobedecer es la siguiente. El mes de mayo del 2021, es en mes de los dinamismos, convergencia de los grupos de poder mediante al sofocación e irritación sobre los que desobedecen; y la divergencia por quienes no siguen las reglas de la conspiración neoliberal.

Sería probo hacer un pare sobre la vida cotidiana, y ver si nos llama la atención la palabra conspiración; y volver a preguntar ¿quiénes son los que estructuran la vida cotidiana?; ¿cómo es encuadrada la vida al sistema?; ¿quiénes son los encargados de construir e interpretar el resultado de todo lo estructurado por la ley y el orden?

Los medios de comunicación que mueven los hilos de un país fingen al ver el dolor de lo ajeno. Los medios de comunicación se han convertido en una maquina de escrita letal para la psicología humana. Los medios de comunicación muestran todos los días la civilización exacta del hombre conspirador; no hay dudas que sí.  La manipulación no es ninguna sospecha, es real, y concreta.

En nuestro mundo periférico, dependiente, sub desarrollado, tercer mundista, el de los incivilizados, así dicho por ellos, los amos que todo lo saben, y acepado por los que no sabemos decir nada sin intermediario; no tienen un día, un segundo, minuto, hora, mes, año, donde el matar por el control hegemónico haya dejado de existir. Entonces qué hay detrás de todas las muertes, a quién se está encubriendo, quiénes son que escriben las hojas de ruta para que otros la presenten. Quién usa al Estado(x) y manda a matar para favorecer a los ricos, y hundir más a los pobres de los Estados (y).

Por qué manifestarse es criminalizado. Se nos ha hecho creer que (x) dice la verdad, y, que (y) miente. Ahora quien te mata dice la verdad, y cierta parte de la población permite que se legitime, digan que eso no es cosa de adormecidos. En qué mundo sumiso estamos viviendo, que se ha creído en el salto mágico del capitalista; neoliberalismo; libre mercado; mundo globalizado; bloques de alianza; neoliberalización, etcétera.

Dichos populares como; en boca cerrada, el mosco no entra; machete estate en tu vaina; si no es conmigo, o mi familia yo no digo nada; el comer y callar, son entre muchos más ejemplos, la acción viva usada para tener a un pueblo quieto o dividido. Sí estas en contra de la agenda, eres terrorista. Mayo del 2021 es el tiempo de volver a la demostración de que matar al pueblo, es decirle un mensaje olor a sangre y bala de quien manda en la colonia contemporánea de los llamados hombres y mujeres libres viviendo en democracia; pero la democracia de quiénes. 

Los medios de comunicación amarillos, han perfeccionado una técnica autentica y letal: que es saber irritar, se invita a la provocación, y esta desencadena una acción severa de motivación para el enfrentamiento por medio del choque de clases.

El mal menor, y mal mayor, son dos dúos conceptuales vivos para el acto decisivo de la política, economía, y democracia por estos días en América Latina. El mal menor en algunos países se ha convertido, en bandera de todo tipo de derechas, insinuando, que es mejor seguir llenos de ladrones en los gobiernos, a que otros tomen el poder. Lemas como yo amo a mi país, por eso no voto por los desobedientes es amar al país. Frases como no al socialismo, y si al capitalismo, sí al crimen organizado se ha vuelto para la derecha un mal menor; y para completar, el mal mayor sería todo tipo de desobediencia que no este dentro de la música del sistema capitalista y neoliberal.

Venezuela, dejó, de ser sospecha de conspiración, se hizo realidad de agenda, hoy cumple su verdadero papel, ser usada como bandera para desequilibrar a otros países. Las emigraciones, la irritación; el grupo de Lima, no son sospechas son realidades. Duque en Colombia es sospecha o realidad; el golpe de Estado en Bolivia fue sospecha o realidad; el descredito de los pueblos originarios son sospecha o realidad; los homicidas y corruptos luchando por llegar al poder, diciendo somos el mal menor (caso Keiko en Peru) son sospecha o realidad; la amenaza de intervenciones para los Estados que intenten salir del cautiverio del coliseo capitalista, entre otros casos más, no son sospechas, son realidades a la luz el día.

Los desobedientes están seleccionados hace mucho tiempo, solo es cuestión de tiempo para las irritaciones y las provocaciones, y llevarlos a la muerte con alevosía. El neoliberalismo primero mata, luego habla no lo dudemos. La rumorología capitalista existe, dado que las agendas neoliberales están en constante movimiento.

Natural de Perú, Huancabamba. Licenciado en Ciencia Política y Sociología por la Universidad Federal de Integración Latinoamericana- UNILA- Brasil donde vive actualmente. Líder del Grupo de Estudios e Intercambios Andinos de Huancabamba y América Latina- GEIAHAL.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*