Dos años más con Gaviria frente al Partido Liberal: Continuidad con críticas

Análisis Por

El Partido Liberal Colombiano decidió continuar con la misma fórmula para las elecciones de 2022, la misma que lo mantiene con el mayor número escaños en la Cámara, una participación importante en el Senado, y una cantidad considerable de alcaldes y gobernadores, pero también la misma que está lejos de garantizar una colectividad con un norte ideológico claro y una opción presidencial viable.

Aunque el Liberalismo como colectividad no ha crecido en las últimas elecciones, tuvo una derrota aplastante en las presidenciales y decidió apoyar a Iván Duque a la presidencia en la segunda vuelta presidencial (a pesar de ser sumamente criticado por el mismo director del partido que lo apoyó sin dudar en dicha elección), el partido parece avocado al liderazgo parlamentario y no a las organizaciones sociales, como la base de su organización.

Con apoyo de las mayorías parlamentarias del partido, César Gaviria se reeligió director único por dos años más, no sin críticas, no sin divisiones, y sin atraer a buena parte de las fuerzas que se fueron de la colectividad precisamente producto de las últimas elecciones presidenciales.

Tampoco se augura un cambio generacional, ni un liderazgo renovador, por lo que continuará la misma fórmula, con la misma configuración de poder al interior de los rojos.

Las críticas

El senador Horacio José Serpa, por ejemplo, solicitó que se aplazara la Convención del partido hasta no garantizar la participación de todos los sectores de este, como él mismo afirmó en una declaración publicada en el marco de la VIII Convención del Partido Liberal: “Al Partido únicamente le obsesionan la mecánica electoral, las altas posiciones y gobernar para el beneficio de unos pocos. El Partido además está desdibujado y se ha perdido en el debate público.”

Anunció además el senador, que no apoya la jefatura única de Gaviria, pues: “Necesitamos una dirección que esté a la altura de las demandas y necesidades que reconozca la diferencia y respete siempre la opinión de los demás.”

El senador Luis Fernando Velasco, también afirmó que no estaba de acuerdo con la reelección de Gaviria como director único: “Uno tiene que ser coherente entre lo que dicen los discursos y las actuaciones del partido, uno no puede hacer un discurso de una hora de críticas a un Gobierno mientras la bancada de ese partido le vota los proyectos al propio Gobierno que uno crítica”.

Para Velasco, el Partido debe volver a su esencial socialdemócrata, y abrir su campo a unirse a otros sectores.

Otras críticas vinieron de Liberales que tuvieron un papel crucial en su historia reciente, o que fueron igualmente directores.

Por su parte Juan Manuel Galán, quien fue uno de los senadores más votados del partido, y decidió renunciar a los rojos, también se unió a las críticas: “El liberalismo en Colombia, como filosofía y causa existe y sobrevive a pesar del Partido Liberal.”

Por su lado, la exsenadora de ese partido, Cecilia López fue dura al afirmar: “Gaviria endurece discurso contra el gobierno? Farsante.” y “Cesar Gaviria no tiene verguenza. Tiene toda la razón el senador Luis Fernando Velasco. Su egolatría y su descarado nepotismo enterró la esperanza de muchos. Inaudito.”

Finalmente, el exsenador, excandidato presidencial, y exdirector del partido, Horacio Serpa Uribe: “Sin ánimo partidista, estimo un deber apoyar al Presidente Duque en la lucha contra la pandémia. Se pifió Gaviria en su diatriba política de la escuálida Convención del Partido rojo. !Es verdad que hay mas liberalismo que partido!”

La paz

Pero más allá de estos mensajes, de aquellos que no concuerdan con la dirección de Gaviria al interior del Partido, la mayoría de senadores y representantes ha decidido apoyarlo, de hecho, su elección ganó con 752 votos, mientras los votos en contra fueron 13. Lo que muestra una organización interna, que a pesar de las críticas, sigue rodeando con un gran caudal electoral al expresidente, y por ahora le da las llaves para su supervivencia en las próximas elecciones.

El tema que parece por ahora unir a muchos críticos de su liderazgo partidista, y las voces que sí lo apoyan y lo reeligieron, parece ser el Proceso de paz, como lo afirmó Gaviria en su discurso: “El señor presidente Duque debe tener claro que los colombianos sí quieren el proceso de paz… Así que no más palos en la rueda de la JEP. No más exigencias imposibles para que la JEP haga en dos años lo que la justicia penal ordinaria no pudo hacer en medio siglo”

El debate está dado, y Gaviria seguirá al frente del Liberalismo, sin esperanzas de una nueva unión de varios de sus antiguos líderes, con grandes oportunidades de extender el liderazgo de los rojos en las regiones, pero sin mayores pronósticos de recobrar su vocación de alcanzar de nuevo la presidencia.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*